Enpresa

Zerbitzuak

Harremana
Plagak
Hasiera
PLAGAK
LIZTORRA

Superfamilia Vespoideos

Existen siete especies diferentes de avispas sociales en el norte de Europa, y todas tienen el mismo aspecto general, exceptuando las de color negro amarillo, y las misma costumbres.
Generalmente las avispas que se ven dentro o cerca de las casa son:
•  La avispa común, Vespula vulgaris
•  La avispa alemana, Vespula germanica
•  El cabrón, Vespa crabro.

En las avispas sociales, como en muchas abejas y hormigas, el rasgo característico es una división del trabajo dentro de la colonia. Entre las avispas, las reinas y los machos se encargan de la reproducción, mientras que las obreras construyen el avispero, alimentan a las larvas y defienden la colonia. En realidad, las avispas obreras son hembras con órganos reproductores inmaduros.

A diferencia de la abeja melífera, las avispas no desarrollan sistemas de almacenamiento de alimento para el invierno, y en las regiones templadas sus colonias sólo duran una estación. Cada colonia empieza a disolverse en otoño, y las obreras mueren de frío.

Sin embargo, antes que esto ocurra se desarrollan nuevas reinas y machos que forman un enjambre fuera de la colonia para aparearse. Los machos mueren poco después del apareamiento, pero las jóvenes hembras fecundadas buscan un lugar protegido donde puedan pasar el invierno. Dichas hembras inactivas pueden encontrarse con frecuencia en invierno por desvanes o cobertizos.

Normalmente las reinas salen de sus alojamientos de invierno a mediados de abril y cada una empieza a buscar un lugar adecuado para su futura colonia. Éste puede estar situado en una cavidad de una pared, en un desván o debajo del alero de una casa. La reina empieza la colonia construyendo una celdilla esférica del tamaño aproximado de una nuez. Dentro de ella construye de 10 a 20 celdillas hexagonales y pone un huevo en cada una de ellas. Los huevos tienen que estar firmemente pegados, porque cada celdilla tiene su abertura dirigida hacia abajo. Tan pronto como los huevos han hecho eclosión, la reina se ocupa de buscar alimento para las larvas, y al cabo de aproximadamente un mes (finales de mayo) salen las primeras obreras adultas. Ahora la reina puede concentrarse en la puesta de huevos, mientras las obreras se encargan del cuidado de las larvas y de la expansión del avispero. Más tarde, en verano, una fructuosa colonia de avispas puede contener 5000-6000 individuos.

Frecuentemente pueden verse avispas posarse sobre estacas o postes telefónicos royendo la madera. Mezclan las delgadas astillas de madera con su propia saliva para formar una pasta con la que construyen el avispero, tanto la envoltura protectora exterior. Que llega a parecerse a una pelota de fútbol ovalado, como también las celdillas hexagonales en las que se desarrollan las larvas.

Las larvas se alimentan de una dieta exclusivamente animal que consiste principalmente en moscas y mariposas que las obreras pueden coger al vuelo. Las alas de la presa son amputadas por los poderosos apéndices bucales de las obreras y los restos son partidos y masticados en forma de redondos bolos alimenticios que son trasladados al habitáculo para que los coman las larvas. Las obreras se nutre de alimento líquido. Se las puede ver bebiendo el néctar de las flores y el jugo de los frutos maduros, y aunque parezca mentira, también son alimentadas por las larvas. A cambio de la carne de las moscas, las larvas regurgitan un líquido azucarado que las obreras lamen con impaciencia. Además de proporcionar a las obreras una forma de energía, esta alimentación mutua tiene también una función social porque ayuda a mantener la colonia unida.

Por consiguiente durante la mayor parte del verano las vispas obreras se encargan de mantener a la colonia, y uno se asombra de ver pocas de ellas, incluso cuando tienen una colonia en la casa. A finales de verano, sin embargo, paran de criar larvas y empiezan a ir de un lado a otro en busca de sustancias dulces.

Generalmente son sólo una molestia, pero pueden construir un grave problema en panaderías, fruterías y otros establecimientos de alimentación.

En las casas particulares, las avispas se observan especialmente cuando se hace mermelada y en las meriendas en el campo. Como también frecuentan la carroña, cubos de basura y lugares parecidos, posiblemente pueden propagar enfermedades.

Naturalmente, también pueden picar, y en ciertos casos puede aconsejarse el exterminio de una colonia de avispas cuando verdaderamente ha sido construido en un lugar de la casa. Existen varias maneras de hacer esto; citaremos dos: Siempre es mejor acometer esta tarea por la noche, cuando todos los miembros de la colonia han vuelto al avispero; además las avispas no son tan agresivas en la oscuridad y cuando baja la temperatura por la noche. Si resulta que el avispero se encuentra en un lugar donde no hay peligro en tirarlo al fuego, entonces éste será naturalmente el sistema de destrucción más rápido y más eficaz. Además el avispero puede tratarse con cuidado con polvos insecticidas que deberían echarse en el agujero de entrada desde abajo. En los casos en que el avispero sea inaccesible, los polvos deberían tirarse en las grietas y brechas utilizadas por las avispas cuando entran y salen volando del avispero. No es buena idea tapar esos agujeros, ya que es probable que las avispas se abran luego hacia el interior de la casa. En los casos en que una casa demuestre ser un lugar apropiado para la construcción de un avispero, se recomienda siempre examinar la casa a principios de verano y destruir cualquier avispero antes de que llegue a ser demasiado tarde.

Las trampas luminosas pueden ser eficaces para cazar avispas, por ejemplo en panaderías y fábricas de alimentos.

Posta elektronikoa:
plagamania@gmail.com
24 orduko zerbitzua:
616944699